viernes, 31 de agosto de 2012

EL POSITIVISMO DE AUGUSTE COMTE:


Hacia la segunda mitad del siglo XIX el Romanticismo, movimiento que se opuso a todo lo establecido hasta aquel momento, con sus fuentes de inspiración, sus valores consagrados, su forma objetiva, su contradicción existencial entre lo poseído y lo anhelado, etc., va perdiendo su fuerza, y se impone la corriente positiva.

El positivismo pretende “atenerse a los hechos” y toma como modelo de racionalidad la ciencia experimental, por lo tanto difiere totalmente del pensamiento romántico; aunque la idea de progreso, una de las obsesiones románticas, sigue destacada como ideal en la filosofía. Se puede considerar al positivismo como un “romanticismo de la ciencia”.

El fundador de esta ciencia es Augusto Comte, filósofo francés, considerado uno de los pioneros de la sociología. Nació en Montpellier el 19 de enero de 1798. Durante algunos años fue secretario particular del teórico socialista Claude Henri de Rouvro, conde de Saint-Simón, de quien recibió influencias reflejadas posteriormente en algunas de sus obras. Murió en París el 5 de septiembre de 1857.


El positivismo, fue un movimiento filosófico y político que contó con una difusión muy amplia en la segunda mitad del siglo XIX.

Ante una sociedad sacudida y traumatizada por los efectos de la Revolución Francesa y la revolución industrial, en la que todo parecía derrumbarse en medio de un profundo sentimiento de vacío histórico.

Comte, retomando influencias del socialismo de Saint-Simón, de la filosofía kantiana, de algunos ilustrados franceses y del empirismo inglés, entre otras, construye una filosofía, que califica positiva, con el firme propósito de lograr la superación de la crisis mediante la instauración de un nuevo orden social:

El positivismo cayo en un olvido casi total durante el siglo XX, cuando fue eclipsado por el neopositivismo. Sin embargo, la decisión de Comte para desarrollar sucesivamente una filosofía de las matemáticas, la filosofía de la física, la filosofía de la química y la filosofía de la biología, lo convierte en el primer filósofo de la ciencia en el sentido moderno, y resuena su constante atención a la dimensión social de la ciencia en muchos aspectos con los puntos de vista actuales. Su filosofía política, por otra parte, es aún menos conocida, porque difiere sustancialmente de la filosofía política clásica que hemos heredado.


Las obras más importantes de Comte son (1) el Curso de Filosofía Positiva (1830-1842, seis volúmenes, traducidos y condensados por Harriet Martineau como La Filosofía Positiva de Augusto Comte), (2) el Sistema de gobierno positivo, o Tratado de Sociología, Institución de la Religión de la Humanidad, (1851-1854, cuatro volúmenes), y (3) los Primeros Escritos (1820-1829), donde se puede ver la influencia de Saint-Simon, para quien fue secretario desde 1817 hasta 1824.


 Los Primeros escritos siguen siendo la mejor introducción al pensamiento de Comte. En el Curso, dijo Comte, la ciencia se transformó en la filosofía, en el sistema, la filosofía se transformó en la religión.

La segunda transformación se reunió con una fuerte oposición, y como resultado, se ha convertido en una costumbre distinguir, con Mill, entre un "Comte bueno" (el autor del Curso) y un "Comte malo" (el autor del Sistema). La concepción común de hoy del positivismo corresponde principalmente a lo que se puede encontrar en el Curso.



Aportes

Después de su muerte, la influencia de Comte dependió más de los seguidores de disidentes que de los positivistas ortodoxos como Pierre Lafitte en Francia y Richard Congreve y Frederic Harrison en Inglaterra.

En general, el sistema no fue bien recibido. Casi de inmediato, Mill y Littré propusieron  la idea de que había un buen Comte, el autor del Curso, y una mal Comte, el autor del Sistema. Sin embargo, es imposible confinarse meramente al curso. Las primeras obras habían hecho una fuerte impresión en algunas de las mejores mentes de la época, sino que siguen siendo lectura obligatoria para todos los que deseen entender la filosofía positiva, ya que siguen siendo una de las mejores introducciones al tema.

 El Curso no era parte del proyecto inicial, que Comte nunca perdió de vista, el trabajo se puede considerar como un paréntesis, sin duda abierto durante veinte años, pero que Comte había tenido intención de cerrar muy rápidamente. La razón por la que Comte había presentado siempre al Plan de 1822 como fundamental es que, empezando por el propio título, se encuentran los dos temas que planeaba para pensar en su relación entre sí: la ciencia y la sociedad.

 La pregunta más importante es de carácter político: ¿cómo debe ser reorganizada la sociedad? la ciencia, aunque está presente desde el principio, juega un papel secundario como el medio para conseguir el objetivo elegido. Toda la obra de Comte tiene por objeto la fundación de una disciplina en la que el estudio de la sociedad finalmente se convertirá en positiva y científica. Su idea de la sociología no es exactamente lo que estamos acostumbrados hasta hoy, pero el significado actual del término "positivismo", según la cual no es más que una filosofía de la ciencia, es aún más engañoso como un indicio de pensamiento de Comte.

A pesar de que el fundador del positivismo es justamente considerado como uno de los grandes filósofos de la ciencia, junto con Poincaré y Carnap, su lugar natural está en otra parte, junto con sociólogos como sus contemporáneos Marx y Tocqueville . Sólo cuando se plantea la cuestión de lo que distingue Comte de este último es que  la ciencia entra en escena.

Los límites de la filosofía de Comte de la ciencia son fáciles de ver, pero esto no disminuye su valor, que sigue siendo considerable. Sin embargo, lo mismo no puede decirse de la política positiva.

Teniendo en cuenta que la separación del poder espiritual y el poder temporal se basa en la separación entre la teoría y la práctica, Comte se abstuvo de toda acción política directa, y, por ejemplo, condenó la decisión de Mill a estar en el Parlamento. Pero su propio proyecto para la reorganización de la sociedad presenta un problema similar. En sus escritos, es difícil distinguir lo que se refiere a la ciencia social objetiva de un programa de reformas que sólo refleja una posición personal.

Aparte de esta dificultad, las debilidades de la política positiva son numerosas. Entre ellas, las que son (la crítica de los derechos humanos, el elogio de la dictadura) más conspicuas no son necesariamente las más graves, por oposición a las primeros son fáciles de responder. Por ejemplo, mientras que Comte critica a la libertad de conciencia, es siempre un gran apoyo de la libertad de expresión.

 También debe encontrar su profundo respeto por la espontaneidad tranquilizadora, teniendo en cuenta que se trata de una parte importante de nuestra idea de la libertad. Más grave, tal vez, parecen ser las consecuencias del rechazo de la psicología. La pregunta moral: "¿Qué debo hacer ', ya no se pregunta en primera persona, y se transforma en un problema de ingeniería:" ¿Qué se debe hacer para hacer a los hombres más éticos? Del mismo modo, los positivistas fueron invitados a vivir abiertamente , por lo que la distinción entre vida privada y vida pública desaparece.

Sin embargo, considerar sólo los puntos débiles de la política positiva no sería justo. Aunque Comte se equivocaba a menudo, su teoría del consenso, así como la gravedad de ésta se considera la pregunta "¿Qué religión después de la muerte de Dios?" es probable que ayude a resolver ciertos problemas que enfrenta nuestra sociedad. El pensamiento de Comte está decididamente orientado hacia el futuro.

El orden de los tiempos, señaló, no es el pasado-presente-futuro, sino el pasado-futuro-presente. Este último, al ser sólo "un lapso vago y fugaz que llena el intervalo entre dos inmensidades de duración, y los une, sólo puede ser adecuadamente concebido con la ayuda de los dos extremos que une y separa".

Varias señales llevan a pensar que, en un futuro próximo, seremos testigos de una mejor recepción de este aspecto de la filosofía de Comte.

Bourdeau, Michel, "Auguste Comte", The Stanford Encyclopedia of Philosophy (Summer 2011 Edition), Edward N. Zalta (ed.), Link

El positivismo: Auguste Comte - Diccionario de filosofía contemporánea
Ediciones Sígueme, Salamanca 1976

Neopositivismo : Stanford enciclopedia of Philosophy
Consultar también artículo del Dr. Fernando Fuenzalida Vollmar.

Terxto sobre el pensamiento reaccionario


El positivismo jurídico es la tesis de que la existencia y el contenido de la ley depende de los hechos sociales, y no en sus méritos. El jurista Inglés  John Austin (1790-1859) formuló así: "La existencia de la ley es una cosa, el mérito y el demérito otro". John Austin es considerado por muchos como el creador de la escuela de jurisprudencia analítica, así como, más concretamente, del enfoque de la ley conocida como "positivismo jurídico".

En el curso de los últimos siglos,han surgido dos principales tradiciones filosóficas rivales, dando respuestas diferentes a estas preguntas. La más antigua, que data de finales de la escolástica  medieval  cristiana, se llama la tradición de la ley natural. Desde principios del siglo 19, las teorías de la ley natural ha sido fuertemente cuestionada por la tradición del positivismo jurídico promulgado por estudiosos como Jeremy Bentham y John Austin. Los orígenes filosóficos del positivismo jurídico son mucho más temprano, aunque, probablemente se encuentran, en la filosofía política de Thomas Hobbes.

 La controversia principal entre estas dos tradiciones se refiere a las condiciones de validez legal. Básicamente, el positivismo jurídico afirma y la ley natural niega, que las condiciones de validez legal sean puramente una cuestión de hechos sociales. En contraste con el positivismo, la Ley Natural afirma que las condiciones de validez legal no se agotan con los hechos sociales, el contenido moral de las normas putativas también incide sobre su validez legal. Como la famosa frase de San Agustín que dice: «‘lex iniusta non est lex’ (ley injusta no es ley).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada